17 de febrero de 2016

La Rioja Alta 890 2004 Gran Reserva

Vino: La Rioja Alta 890 2004 Gran Reserva
Bodega: La Rioja Alta S.A. (Haro, La Rioja)
Enlace de la bodega: http://www.riojalta.com
Denominación de Origen / Zona: D.O.Ca. Rioja
Variedades: 95% tempranillo, 3% graciano, 2% mazuelo
Alcohol: 13.5% vol.
Viticultura: La mayoría de la uva, toda la tempranillo y la mazuelo, proviene de los viñedos propios más viejos ubicados principalmente en los municipios de Briñas, Labastida y Villalba. La graciano es originaria de la finca Montecillo, ubicada en los alrededores de Fuenmayor, usada habitualmente para el gran reserva 904. Es la primera ocasión en que se emplea estas uvas en el ensamblaje del 890 dejando de usar las procedentes de Rodezno por su incompleta maduración en algunas cosechas. Todos los viñedos tienen una edad superior a 40 años.
Elaboración: Selección de la uva a pie de viñedo. Transporte en cajas refrigeradas. Realiza la fermentación en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada, no superior a 30 grados. Segunda selección de los vinos para su posterior crianza. Transvasado a barricas de roble americano de 225 litros (20% nuevos, 80% de 4 años) elaboradas de forma artesanal por la tonelería de la propia bodega. Es sometido a crianza durante 72 meses con un total de 10 trasiegas manuales, de barrica a barrica, en la emblemática nave Vigier. Embotellado directamente de barrica, sin filtrar, en marzo de 2011. Producción limitada a 38.000 botellas de 75 cl. Un mínimo de 4 años de guarda en botellero en los calados de la bodega antes de ser comercializado.


Nota de cata: De color rubí rojizo de capa media-alta, oscuro, similar al 2001 y bastante más extraído que las añadas anteriores. Limpio, brillante, sin precipitados. Reflejos graninos y anaranjados, refulgente. Gran sensación de juventud para un vino del 2004. Ribete estrecho, cobrizo, marcado respecto al menisco.

Potente, abierto, inicialmente dominado por un torrente de frutos negros confitados con un asomo casi de sobremaduración que le dan una sensación de desencaste, algo que no habíamos detectado en ninguna otra añada de este vino. El conjunto se muestra descarnado, con aristas visibles, falta de unidad y desapego de la barrica respecto a su armazón habitual. Se queda varado, sin ir a ningún lado, añadiendo registros de orden balsámicos que no aportan nada de interés.

En boca mejora, afortunadamente!! Igual de poderoso, duro, muy duro, de estructura granítica, rígido, severo, dotado de unos taninos marcados, y eso sí de una buena expresión de fruta madura envuelta en madera. Crudísimo!!

Un vino al que se le ven las costuras, desprovisto de profundidad, y del que no va a quedar más remedio que guardar durante bastantes años con la esperanza de ver si esto va ensamblando con el tiempo. Ahora mismo es un 890 fuera de lugar, dejando la sensación que ha sido comercializado de forma prematura, y que levanta sospechas fundadas de haber sido reformulado buscando no se sabe qué... Lo mínimo que se puede exigir a un 890 es que sea fiel a sí mismo. Que cada cual haga lo que quiera pero después de pagar 90 euros se te queda cara de tonto!! Sólo se puede esperar que haya sido un accidente. 

Nota personal:
Nota del grupo de cata:

Precio:
90 €

No hay comentarios: