18 de junio de 2014

Castillo Ygay 1925 Reserva Especial

Vino: Castillo Ygay 1925 Reserva Especial
Bodega: Marqués de Murrieta (Logroño, La Rioja)
Enlace de la bodega: http://www.marquesdemurrieta.com
Denominación de Origen / Zona: D.O.Ca. Rioja
Variedades: 49% tempranillo, 19% garnacha, 17% mazuelo y 15% graciano 
Alcohol: 13% vol.
Elaboración:
Uvas procedentes del Pago la Plana, en la zona más alta de la Finca Ygay. El vino fermentó en tinos de roble americano durante 30 días. Permanece durante 8 meses en grandes tinos de la época fundacional (6.000-7.000 litros) dónde finaliza la fermentación y se estabiliza antes de pasar a criarse en madera. Maduración a lo largo de 5 años en barricas semi-nuevas de roble americano de 225 litros. Tras esta crianza es trasegados a tinas de madera usada dónde realiza una nueva maduración a lo largo de 32 años, con un total de 393 meses en total. Embotellado manual directamente desde las barricas en abril de 1964. Un mínimo de 5 años en botellero antes de ser comercializado. El corcho es sustituido cada 20 años para facilitar el buen desarrollo en botella. Reetiquetado de las botellas en 1985.

Nota de cata: Excelente corcho. Ha salido de una pieza, hinchado, sin evidenciar signos del paso del tiempo a pesar de tratarse de una de las botella procedente de los primeros lotes comercializados y sin reencorche posterior. Casi sin manchar y sin haber perdido nada de elasticidad. De color rubí claro de capa media, limpio, brillante, con un finísimo precipitado en la base de la botella. Reflejos luminosos, ambarinos. Borde amplio, atejado, sin grandes diferencias respecto al menisco.

Inicialmente se presenta marcado por aromas media intensidad. Excelentemente perfilado y con predominio de unas cada vez más presentes notas especiadas y un fondo de sotobosque y balsámicos muy finos. Aparece algo parecido al raspón y hollejos junto a fruta escarchada muy madura que aportan un punto mentolado de gran complejidad que se funde con la madera vieja (after-eight). Respira y se abre lentamente pero con un poderío espectacular. Más sobrio que elegante, más íntegro que profundo. Le cuesta evolucionar pero lo hace. Aparece una bella carga de hojarasca y de tierra húmeda que no pueden tapar ese fondo de fruta reducida. Un tinto de enorme pureza e integridad!! Nadie diría que estamos ante un próximo nonagenario...

En boca es pura energia y un equilibrio absoluto. Una caricia en la entrada y un vigor extraordinario, vibrante, con taninos destelleantes, aún con dientes a pesar de la edad. Tiene tanta acidez que para sí querría cualquier tinto actual. Un vino en plena forma que por ser quien es descartamos que haya sido refrescado con cosechas posteriores. De una juventud y frescor que no podríamos sospechar. A apenas 10 años de cumplir el centenario parece tener mucha cuerda por delante.

Nota personal: 97
Nota del grupo de cata: 98
Precio: 250 € 

No hay comentarios: